Los Beneficios de la Dieta Mediterránea en la Salud Mental

Dieta Mediterránea Salud Mental

La dieta mediterránea puede prevenir la pérdida de memoria y la demencia

Las comidas inspiradas en alimentos tradicionales del soleado Mediterráneo, dieta mediterránea,  según un nuevo estudio, pueden reducir el riesgo de demencia al interferir con la acumulación de dos proteínas, amiloide y tau, en las placas y nudos que son características de la enfermedad de Alzheimer.

«La montaña de evidencia continúa creciendo de que eres lo que comes en lo que respecta a la salud del cerebro», dijo el Dr. Richard Isaacson, quien dirige la Clínica de Prevención de Alzheimer en Weill Cornell Medicine y el NewYork-Presbyterian Hospital.

El factor dieta en el tratamiento de la depresión

Una dieta balanceada está directamente relacionada con menos índices depresivos, y si bien no cura por sí solo este trastorno de salud mental “se ha comprobado que es un factor que incide en el tratamiento”, aclara el especialista. Y agrega: “comúnmente, los pacientes con depresión presentan falta de triptófano, un aminoácido que no produce el organismo, y que se encuentra en alimentos como el chocolate, carnes magras, huevos y almendras”. 

Y no solo se trata de lo que se consume, aquí también es importante ordenar los horarios de las comidas y tener buenos hábitos en otros sentidos, como hacer ejercicio y mantener horas ordenadas y reparadoras de sueño. Todos estos factores son importantes para el cuidado de la salud mental y deben comenzar desde la más temprana infancia

En concreto, tener una dieta saludable -como la dieta Mediterránea-, consumir alimentos integrales, con ácidos grasos Omega-3 y antioxidantes, reducen el riesgo de depresión. 

Por el contrario, el consumo de ácidos grasos trans, de comida rápida -que desplaza la ingesta de otros alimentos más nutritivos-, las dietas restrictivas o los productos de bollería industrial -como dulces y galletas-, se asocian a un mayor riesgo de enfermedades mentales o bajos estados de ánimo.

¿Qué es la dieta mediterránea?

  • Consumir carnes blancas en mayor proporción que carnes rojas, principalmente, pescados por su elevado contenido en Omega 3.
  • Comer a diario frutas y verduras de distintos tipos, que se caracterizan por su contenido en vitaminas, antioxidantes y fibra.
  • Preferir cereales integrales por su aporte en cuanto a fibra.
  • Consumir lácteos descremados, ya que contienen menos grasa saturada y colesterol.
  • Ingerir grasa saludable como el aceite de oliva o canola. La palta también es un alimento con características muy similares a estos aceites.
  • Limitar consumo de azúcares refinados (bebidas, pastelería) y alimentos ricos en grasas saturadas y colesterol (frituras, mantequilla, snacks).
  • Si se bebe vino, que sea con moderación (1-2 copas/día).
Dieta Mediterránea Salud Mental

El estudio de la Academia Estadounidense de Neurología

El estudio, publicado en Neurology, la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología, examinó a 343 personas con alto riesgo de desarrollar alzhéimer y las comparó con 169 sujetos cognitivamente normales.

Primero, los investigadores evaluaron las habilidades cognitivas de cada persona, incluido el lenguaje, la memoria y la función ejecutiva, y utilizaron escáneres cerebrales para medir el volumen cerebral. También se analizó el líquido cefalorraquídeo de 226 participantes en busca de biomarcadores de proteínas amiloide y tau.

Luego se preguntó a las personas cuán bien estaban siguiendo la dieta mediterránea. Después de ajustar factores como la edad, el sexo y la educación, el estudio encontró que las personas que no siguieron atentamente la dieta tenían más signos de acumulación de amiloide y tau en el líquido cefalorraquídeo que las que sí siguieron la dieta.

Esta no es la primera investigación que encuentra un vínculo entre la salud del cerebro y la dieta mediterránea o una de sus primas basadas en el consumo de vegetales.

Un estudio de casi 6.000 estadounidenses mayores sanos, con una edad promedio de 68 años, encontró que aquellos que siguieron la dieta mediterránea o la dieta MIND similar redujeron su riesgo de demencia en un tercio.

MIND, abreviatura de DASH (enfoques dietéticos para detener la hipertensión) Mediterráneos de Intervención para el Retraso Neurodegenerativo, se centra en comer al menos seis porciones a la semana de verduras de hoja verde como la espinaca o la col rizada, y al menos una porción al día de otra verdura.

«Comer una dieta saludable a base de plantas se asocia con una mejor función cognitiva y alrededor de un 30% a un 35% menos de riesgo de deterioro cognitivo durante el envejecimiento», dijo a CNN la autora principal Claire McEvoy, profesora asistente de la Queen’s University Belfast, cuando se publicó el estudio.

Please follow and like us:

Leave a Reply